16 de marzo de 2011

Amigurumi y legalidad


Llevo tiempo queriendo hablar de un tema polémico, tanto es así que esta entrada estaba gestándose desde antes de diciembre.

A priori parece que es un tema que no tiene mucho que dar de si. ¿Qué tiene que ver el ganchillo con las leyes? ¿Y con el civismo?
Pues aunque parezca que nada, si; tiene.

Vaya por delante que no he estudiado nunca derecho, y que tampoco he consultado con nadie acerca de este tema; por lo cual lo único que me guia es el sentido común. Pero eso no me impide exponer este tema. Si alguien posee de veras información sólida al respecto y cree conveniente corregirme, adelante ^^

Ahi van mis opiniones respecto al tema:

Si alguien se sigue preguntando de qué va todo este rollo... bueno quiero hablar de dos parcelas bien diferenciadas.

En primer lugar es necesario que nos planteemos la siguiente cuestión. ¿A quién pertenece un amigurumi?
Dejando a un lado el tema de las adopciones o compras, me refiero a si el amigurumi ¿pertenece a la persona que lo ha tejido o al patrón que ha seguido para tejerlo?

En muchas ocasiones la persona es la misma pero ¿y si no?
Hay mucha gente que se dedica a vender patrones. Para estas personas no es un hobby, si no que es un trabajo a jornada completa. Diseñan para vender tanto patrones como amigurumis.
Creo que ese trabajo hay que respetarlo, y si se compra un patrón no compartirlo.

Con respecto a los patrones compartidos, por lo general cada "autora" suele poner o no una serie de reglas o condiciones. Encontramos así patrones completamente libres, otros que impiden vender el resultado, algunos que piden un enlace a cambio, etc... Incluso vi una vez una chica que lo ofrecia gratis, pero pedia como requisito ver algunos trabajos anteriores porque no queria que su diseño cayese en manos que lo fuesen a "desgraciar".

Creo, que es legítimo el poner este tipo de restricciones. Al fin y al cabo cuando haces un patrón y lo cedes también esperas recibir algo de reconocimiento; o por lo menos que nadie se lucre con algo que has ideado tú.

En segundo lugar, y quizás sea este un tema espinoso es acerca de "los grandes".
Parece que a nadie le importa seguir las reglas de una diseñadora anónima, pero ¿qué pasa cuando el diseño pertenece a una multinacional?

Creo que aqui hay varias formas de actuación. En primer lugar, hay que conocer si la propia compañía tiene una linea en el mercado de amigurumis (sobre todo en el nicho de patrones).
Vemos como Sanrio (propietaria de Hello Kitty) o Disney disponen de varias revistas con patrones de sus personajes.

En este caso veo lícito compartir esos patrones, pero no venderlos asi como el producto resultante. Dado que es como prestar una revista a un amigo. El mismo caso.

Pero y ¿en el caso de que la marca no explote a sus personajes? a todos nos viene a la cabeza el muñequito de Sack Boy. Sony pudo haber sacado tajada haciendo merchandising del muñeco, pero no lo hizo. ¿Esto autoriza a vender muñecos de Sack Boy u otros muñecos de los que no hay patrón oficial? Bob Esponja, Dora la Exploradora, Spiderman, etc...

Sinceramente, creo que no. Creo que la explotación económica pertenece a la marca; pero eso no significa que si haces un diseño propio por que te guste o para regalar no puedas hacerlo. Lo de liberar el patrón puede ser una buena idea también.

De momento yo no he liberado ni vendido ningún patrón, pero he encontrado una fórmula que me ha gustado mucho, dado que convina la compartición y la explotación comercial (si algún dia me dá por ahi) la vi... no sé si en un foro o en un blog; y es la siguiente:

El patrón es libre de compartirse, incluso puede venderse el producto resultante a no ser que se encuentre en el radio de acción de la diseñadora.

Es decir, si tu defines como tu radio de acción Internet y un radio de X Km de tu lugar de residencia (tu barrio, tu ciudad, provincia, pais...) la otra persona puede también beneficiarse de su trabajo de tejer, puesto que no solapa tus intereses comerciales.

En cualquier caso tanto si te dedicas a hacer amigurumis por hobby o por negocio acuérdate siempre de referenciar el trabajo ajeno; ya no por nada, si no por civismo ^^

5 comentarios:

  1. El tema que tratas me parece muy interesante, y creo que podría pasar mucho tiempo hablando de él. Creo que nunca lo había visto tratado de una manera clara, y creo que puede ser importante hablar de estas cosas. Luego puede haber muchos malentendidos.

    Estoy en líneas generales de acuerdo contigo.
    Pero en concreto, me da rabia que haya gente que distribuye un patrón y no permite venderlo. Sobre todo gente que distribuye patrones de personajes conocidos (los patrones creados por esa misma persona, pero el personaje que pertenece a una marca) y no te permiten venderlos. Me fastidia por el simple hecho de que si alguna vez vendo algún amigurumi que haga yo es principalmente porque no tengo sitio dónde meterlos. Se me está llenando la habitación de muñecos y tengo que deshacerme de ellos, pero no tengo intención de ganar dinero a costa de vender amigurumis. Entonces, si veo un patrón que me encanta (el de Lugia por Wolfdreamer, por ejemplo, que es realmente impresionante) y quiero hacerlo... no puedo, por cuestión de espacio. Personalmente, como más disfruto el amigurumi es haciéndolo, no acumulándolo después.
    Y también me da rabia porque si decidiese vender amigurumi para ganar algo de dinero, y no porque tuviera que deshacerme de ellos, después de todo es mi trabajo y es mi lana. El patrón es una idea, unas directrices, no es el producto final. Quizás quien lo haya hecho puso mucho esfuerzo en él, pero el amigurumi terminado es una creación mía, y como autora (o co-autora como mucho) creo que tengo derecho a decidir qué hacer con él.

    A grandes rasgos y porque no quería dejar un comentario demasiado largo... pero veo que he fracasado jejejeje

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. DIOOOS
    Acabo de escribir un tochazo y se ha borrado. TT.TT

    Resumiendo:
    Creo que esto será como la música: Cuando un cantante interpreta la canción de otro artista le tiene que dar parte de los beneficios. Pues bien, creo que el amigurumi es parecido.
    Si el diseño de un personaje no es tuyo (p.ej: Bob Esponja), pero si el patrón, estamos con las mismas. Pregunta antes de vender.

    Me gusta la idea de poder vender si no te hace competencia. También entiendo que cada uno entenderá su zona como algo distinto. A mi no me importa mandar paquetes por toda Europa, pero habrá gente que solo querrá entregar en mano.
    Eso si, si lo hiciese yo pondría un precio máximo por pieza, para evitar que solo sea para gente con mucho dinero.
    Y también pediría que se le pusiese una etiqueta al muñeco indicando quien es el artesano y quien el diseñador.
    Antes de vender, pide permiso, sea patron gratis o comprado.
    De un patrón puedes hacer el muñeco y regalar el resultado, pero no vender antes de preguntar.

    ResponderEliminar
  3. Es un tema complicado. En la venta de patrones cada uno pone las condiciones que cree que más conveniente. Yo en los mios la única limitación que pongo es la distribución del patrón. La que también me está gustando últimamente es No distribución del patrón y no venta por internet. Dejando las demás opciones libres.
    Tener muchos muñecos en casa a todas nos supone un problema.

    ResponderEliminar
  4. Me ha pasado lo mismo que a Estel T_T
    Maldito blogger!! *agita el puño*
    --*--*--*--*--*--*--*--*--*--*--*--*--*--*--*

    Anxo ha dado en un punto clave para entender la polémica.

    En ese caso siempre puedes regalar el amigurumi, está claro que a nadie le gusta perder dinero y está claro que los materiales lo cuestan; no así nuestro tiempo, ya que entiendo que si lo hacemos por hobby no tenemos derecho a pedir retribución por él. Cosa que no es aplicable a la gente que quiere seguir una línea de negocio.

    Una solución seria pedir un precio simbólico o de costo de materiales, dado que no tenemos ánimo de lucro y que sólo queremos cubrir costos puede parecer buena idea; sin embargo esto supone un claro perjuicio hacia la diseñadora que sí sigue una línea de negocio. Ya que estamos usando su idea y vendiéndola a precio de coste, y ella tiene que sumar su tiempo traducido a dinero.

    En el caso de que la diseñadora no tenga una línea abierta de negocio, la verdad no le veria pegas; eso sí por cortesía intentaria ponerme en contacto con ella antes y exponerle las razones.

    Pero ya se sabe que "Hecha la ley, hecha la trampa" y que es dificil saber quién lo hace por necesidad de espacio y quién para vender algo más barato. No digo que se haya dado el caso, sólo de que es posible.

    Otra solución que puede ser estudiable es cambiar uno de esos amigurumis a cambio de material. Una madeja por madeja convertida en conejo, por ejemplo ^^
    Creo que este sistema es una buena idea sobre todo si vas a regalar amigurumis a familiares, amigos y otros crafters. No creo que sea un perjuicio hacia la idea o trabajo originales ya que no hay un ánimo de lucro. Y la artesana recibe como compensación más material para seguir con su hobby.

    Lo bueno del sistema que he puesto es que tal y como comenta Estel cada uno elige su área de acción.
    Puede ser local o por Internet. Convinándolo como se quiera.
    Tal vez te interese vender sólo en una tienda de tu barrio y por internet a todo tu pais. O a dos o tres más, o tan solo hacer el acuerdo por internet pero el resto de la transacción en mano.
    Lo importante es dejarlo bien claro desde el principio para evitar malentendidos.

    Tal y como dice Bigunki al final cada uno pone las condiciones que cree mas convenientes para que su negocio prospere, y fórmulas hay mil.

    ResponderEliminar
  5. Muy simple todo, sin tanto palabrerio : no quieres que se vendan los productos, ni que se comparta un patron comprado o algo por el estilo? entonces que se dediquen a otra cosa porque entrando en la web un patron avanza a velocidad mas grande que la luz, por favor!!!! entonces si yo compro un televisor, mi vecino no puede ver teve en mi casa por la marca?????? cada dia estan mas locas!!!!!!

    ResponderEliminar

Tu opinión también es importante. No te cortes y exprésate con respeto, da igual lo antigua que sea la publicación. Si tienes algo que decir, házlo! ; )